Requerimientos a particulares

Muchas empresas se “relajan” a la hora de declarar sus ingresos a Hacienda cuando éstos proceden de operaciones realizadas con particulares…

Pues bien, no caiga en ese error. Hacienda puede requerir datos con trascendencia tributaria (propios o de terceros) tanto a empresas como a particulares. Y los requerimientos de información a particulares son cada vez más habituales. Por ejemplo:

  • Bodas y eventos. Hacienda suele solicitar información cuando tiene conocimiento de operaciones o eventos de elevado coste en donde pueden haber intervenido varios empresarios o profesionales. Puede requerir, por ejemplo, que se le facilite la relación de los servicios contratados, el nombre de las empresas que los han prestado y su importe, así como copia de las facturas y de los medios de pago utilizados.
  • Compraventa de inmuebles. En estos casos, la Inspección requiere al particular los datos de la operación (vendedor, precio pagado, medios de pago utilizados…), así como la relación de profesionales que han intervenido y los importes satisfechos (comisiones a intermediarios, pagos a tasadores, arquitectos o industriales, etc.).
  • Alquileres. Hacienda también suele hacer requerimientos a particulares que viven en viviendas alquiladas cuando cree que el arrendador ha dejado de declarar alquileres. En estos casos suele solicitarles quién es el arrendador, la fecha de inicio del arrendamiento, la forma de pago, si hay plaza de garaje o trastero, fotocopia del contrato y de los últimos recibos, etc.

 

La falta de atención a estos requerimientos es sancionable.

 

Write a comment